Como hacer Calamares a la Romana????: Receta rápida y sencilla

Receta calamares a la romana

Por razones de trabajo, hace unas semanas tuve la oportunidad de volver a Barcelona.

Ir a la capital de Cataluña siempre me genera emoción. Es una ciudad hermosa y vibrante. Esta vez había algo más para emocionarme, hacía mucho tiempo que no iba a visitarla en pleno verano.

Me encantó la sensación de caminar por La Rambla sin guantes ni chaqueta.

Después de una tarde de trabajo, los compañeros de la oficina me invitaron a La Boquería, se conoce popularmente como el mercado de San José, un lugar de visita obligada si vas a Barcelona.

El plan era claro y preciso: Noche de tapas por Barcelona.

Hay un sello distintivo de una buena tanda de tapas: Calamares a la Romana o rebozados.

Apenas este plato llega a la mesa, todas las manos saltan a hacerse con el suyo.

Es que, entre copa y copa, la textura crujiente de este plato típico del mediterráneo, nos regala una experiencia culinaria única.

¿Por qué? Primero el rebozado, crujiente por fuera y esponjoso por dentro. La textura característica del calamar y su sabor único. En tercer lugar, la combinación que resulta al ponerle un chorro de limón, sin duda una perfecta explosión de sabores.

Hoy te traemos una receta sencilla, pero con la potencia necesaria para que incluyas este plato en tus imprescindibles de tapas caseras.

Sorprende a tus amigos o familiares con una receta única y exquisita, que le suele gustar a todo el mundo.

Calamar fresco

Ingredientes para hacer Calamares a La Romana (para 4 personas)


  • 500 gr de calamar fresco
  • 100 gr de harina de trigo
  • 100 ml de leche
  • 1 huevo
  • Sal y pimienta al gusto
  • Aceite para freír
  • Laurel en hojas (Opcional)

Como preparar Calamares la Romana ¡Manos a la obra!


Coge los calamares frescos, mételos debajo del chorro de agua corriente para eliminar todo residuo de arena que pueda tener.

Córtalos en aros y colócalos sobre papel absorbente para secar toda el agua.

Calamares en rodajas

Separa la yema y clara del huevo. Agrega la yema a la harina de trigo y comienza a mezclar mientras agregas, poco a poco, la leche: no dejes de remover la mezcla durante este proceso, así evitarás que se formen grumos.

Bate la clara del huevo a punto de nieve. Una vez alcances el punto deseado, agrega la mezcla de harina y mézclalas con movimientos envolventes.

Recuerda agregar sal al gusto.

En una sartén honda, calienta el aceite. Controla la llama para que no se queme.

Solo falta freírlas y disfrutarlas.

Toma, uno a uno, los aros de calamar, colócalo dentro de la mezcla de harina y ponlos en la sartén.

Después de un par de vueltas, obtendrás el color perfecto del rebozado.

Sácalos y colócalos sobre papel absorbente.

Sirve caliente con rodajas de limón. Aunque se pueden hacer también con mayonesa.

Variantes 


¿No puedes comer huevo? ¡Igual puedes disfrutar de esta exquisitez!

El procedimiento es igual, solo cambia la receta de la mezcla del rebozado.

Mezcla 125 ml de agua y 125 ml de leche, polvo para hornear y la harina de trigo. Recuerda incorporar la harina mientras continuas moviendo tu batidora.

Esta mezcla debe tener una consistencia similar a la mezcla para realizar tortitas. Si no encuentras ese punto, agrega poco a poco agua o leche.

varianes-de-calamares-a-la-romana-5

Trucos y consejos


Cuando compres el calamar asegúrate que este fresco. Puedes pedir que te lo preparen para hacerlos a la Romana. Te los entregarán listos para rebozar y freír.

Si eres de los que les gusta hacer cada paso, el grosor de los aros de calamar son a tu gusto, pero recuerda que son tapas. Deben ser fáciles y rápidas de comer.

Si deseas incrementar aún más el sabor de tus calamares, puedes hacer una marinada de limón con una hoja de laurel. Después de cortar los aros, marínalos hasta que llegue el momento de freírlos.

Aunque comúnmente este plato se realiza con aros de calamares, también puedes picar los calamares en finas tiras. Quedarán como churros de calamar. Ésta es una variante que no afecta al sabor de la receta original.

Batir las claras a punto de nieve, como paso previo a agregarlas a la mezcla del rebozado, es la diferencia entre la alta cocina y la cocina regular. Es un paso opcional, pero te asegura un rebozado esponjoso.

Y hasta aquí nuestra receta de hoy. ¿Conoces alguna otra variante? ¿Qué te ha parecido la receta? ¡Déjanoslo en los comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.