Como hacer Panna cotta [Receta Casera]

En esta ocasión, te diremos cómo hacer Panna Cotta, este típico y delicioso postre de origen italiano. También, diremos qué es una tarta de frutas muy fácil de preparar. Así que no debes temer y sigue leyendo para que puedas prepararla de la manera más tradicional posible, tal y como si la estuvieras comiendo en Italia.

Ingredientes que debe llevar la Panna Cotta

Ingredientes que debe llevar la Panna Cotta

Sus ingredientes son muy fáciles de conseguir y seguramente están al alcance de tu mano. A continuación, esto es lo que debes tener para que puedas preparar este plato:

  • Vainilla, debe venir naturalmente en su vaina.
  • Al menos, medio litro de nata.
  • 300 ml de leche completa.
  • Azúcar pulverizado o molido (azúcar glas).
  • Gelatina sin sabor.

Cómo se hace la Panna Cotta

Cómo se hace la Panna Cotta

Debemos destacar la facilidad con la que se puede hacer esta tarta, solo has de tener tiempo para prepararla. Pues debes ponerla en la nevera por un tiempo prudencial para que pueda tomar forma. También puedes presentarla en vasos o como una tarta normal y corriente.

Preparación

Preparación de panacota

En un recipiente, debes verter el azúcar en polvo, la leche y la nata.

Acto seguido,  ponlas a calentar.

Ahora, ralla las semillas de vainilla una vez que estos tres ingredientes estén al fuego. Mientras tanto, vierte la gelatina en agua fría para que comiencen a hidratarse.

Debes dejar hervir el recipiente en el que tienes la leche, el azúcar y la nata. También debes moverlo con una cuchara suavemente para que evites que se quede pegado. Una vez que esta mezcla empiece a hervir, debes poner la gelatina sin sabor, no sin antes escurrirlas bien.

Debes batir y mover bien para que la gelatina se disuelva. Y una vez que lo haga, apaga la cocina o bien retira el recipiente del fuego.

Ahora lo que tienes que hacer es verter la mezcla en otro recipiente, pasándola primero a través de un colador. Esto hará que se enfríe más rápido de lo normal. Una vez que esté frío, es hora de meterlo en la nevera tapándolo con papel film.

Cuando veas que la preparación está comenzando a endurecerse, debes sacarla de la nevera y comenzar a batirla de manera rápida. Esto se hace para que puedas esparcir la vainilla en caso de que hayan quedado trozos grandes de la semilla.

A continuación, debes verter la mezcla en el recipiente o molde que has elegido para ello. Debes poner de vuelta la Panna Cotta en la nevera.

Lo ideal sería dejar que enfríe allí dentro hasta el día siguiente. Sin embargo, con dejarlo mínimo unas 6 horas, es suficiente.

Variantes de la receta de panacota

Variantes de la receta de panacota

Como su sabor simple es muy neutro para la repostería en general, puedes acompañar este delicioso postre con otros elementos para que sea más dulce, por ejemplo, puedes añadirle caramelo líquido y quedará como una extraordinaria Panna Cotta de caramelo. Para una panna cotta de queso, solo debes agregarle queso crema y quedará con un sabor diferente y muy delicioso.

Entre otras variantes de la Panna Cotta, tenemos la de chocolate. Solamente debes añadir chocolate líquido una vez esté lista, cubre todo el postre con el chocolate y déjalo enfriar. Quedará extremadamente delicioso.

Una de las variantes más exóticas y sabrosas de este postre es la Panna Cotta de café. Solo debes añadir una pizca de brandy y una bolsa pequeña de café soluble. Es una delicia al paladar.

Y si quieres ponerle frutas, nada como las fresas o los frutos rojos para darle un sabor intenso a tu preparación.

Consejos

Consejos para preparar panna cotta

Para que la panacota salga con más facilidad del molde, puedes ponerlo en una taza más grande con agua tibia o caliente. De la misma forma, puedes quitar el postre con la ayuda de un cuchillo y luego voltearlo en un plato. Si no dispones de un molde, puedes usar vasos sin problema alguno.

Puedes hacer también Panna Cotta de Nutella, solamente debes verter el dulce en la preparación caliente, antes de que hierva.

Si quieres un toque más ácido, podrás preparar esta deliciosa tarta con limón. Esta vez, podrás comprar gelatina de limón y deberás verter la piel de un limón rallada en la mezcla caliente.

Ahora ya sabes cómo hacer Panna Cotta de la forma más fácil y rápida. Si tienes cualquier pregunta, no dudes en ponerlo debajo de los comentarios!

 

Cómo hacer Tiramisú casero🎂[Receta original]

El Tiramisú es un pastel de origen italiano, caracterizado por sus altos contrastes de sabores fuertes entre el café, el cacao, y la crema.

Existen por lo menos dos versiones oficiales sobre el origen del Tiramisú. Algunos dicen que proviene de los años ’50 de la región de Veneto, Venecia, Italia. Otra versión le asigna una fecha más antigua a finales del siglo XVII, en Siena.

Pero sin importar mucho el origen de este postre, lo cierto es que es exquisito. Por eso, aquí te enseñaremos cómo hacer Tiramisú. 

Ingredientes para el tiramisú

  • Comensales: De 4 a 6 Personas.
  • 500g Queso mascarpone (O queso crema Filadelfia).
  • 400g Bizcochos de soletilla.
  • Cacao en polvo.
  • Café frío.
  • Chocolate negro en barra.
  • 4 yemas de huevo.
  • 4 claras de huevo o 200ml de nata líquida.
  • Una cucharada de ron o licor de amaretto.

Preparativos para hacer el tiramisú

Preparar el Café

Preparación de cafe

Primero, haz el café. Puede ser café instantáneo o hecho en Greca, o cualquiera de tu gusto. Prepara el café de primero, para que pueda enfriarse, mientras terminas con las otras partes de la receta.

Preparación de la crema

Preparar la crema del postre

Posterior a eso, viene la elaboración de la crema con los huevos, la clara a punto de nieve, el queso y el azúcar.

Preparación del pastel

Por último, debemos unir todos lo que hemos hecho. Remojamos los bizcochos en el café, los colocamos en una bandeja, y vamos intercalando los bizcochos con la crema.

Cómo se hace el Tiramisú casero

Haz el café

Hacer el café para el Tiramú

Haz el café como sea a tu gusto. Algunos prefieren hacer café instantáneo por su rapidez. Pero mientras más fuerte sea el café mejor será el sabor del Tiramisú, debido al contraste que produce con el chocolate. Por eso, es recomendable hacer un expreso, preferiblemente con la greca, para preservar el estilo italiano.

Importante. No remojes los bizcochos en el café, sino hasta que se enfríen. El calor de la bebida los deshace.

Elabora la nieve

Bate las 4 claras de huevo con un poco de azúcar, hasta que lleguen al punto de nieve. Pon tu batidora a máxima velocidad. Estará listo, cuando lo voltees y no se caiga.

La receta también puede hacerse con nata. Le echas un poco de azúcar a los 200ml de nata, y esperas a que esté espesa como un buen merengue. Ten cuidado de no batirla demasiado.

Las yemas con el azúcar

hacer-la-crema

​Para este paso, tomarás las 4 yemas que te sobraron de los 4 huevos que usaste para la nieve. Agrega el resto del azúcar, y mézclalos con la batidora.

Apenas eches el azúcar, comienza a batir. Recuerda que el azúcar es un conservante, que ayuda a la cocción de la yema del huevo. Si no lo haces rápido, posiblemente queden grumos. Bate hasta que todo el azúcar se haya disuelto.

Esta es la razón también por la que este postre puede consumirse «crudo», a pesar de que tiene huevo. Porque el azúcar ayuda a su cocción, y no propensa ningún daño para el cuerpo.

Hacer la crema

En este paso, vamos a prescindir de la batidora. Aquí mezclaremos la nieve con las yemas de huevo, y el queso mascarpone.

No queremos que la crema pierda su volumen, sino que mantenga el aire. Por eso, debemos usar una paleta o una lengua de repostería, y batir lentamente, hasta que todo tenga un color uniforme.

Si no encuentras el queso mascarpone, puedes sustituirlo por un queso crema filadelfia.

Remoja las soletillas

​Para este punto, ya tu café debe estar frío. En todo caso, después de haberte asegurado que así sea, agrega la cucharada de ron, amaretto, o brandy.

Toma cada una de las soletillas, y remójalas en el café con el licor. No las dejes demasiado tiempo para que no se deshagan. Por cada una que vayas remojando, velas ordenando en la bandeja donde reposará el tiramisú.

Construir el tiramisú

En la bandeja, o charola, ordena lo que ya hemos preparado. Debemos colocar una base de soletillas previamente remojadas con café. Luego, otra capa con la crema. Y así sucesivamente, hasta que cubramos todo el molde o bandeja. La última capa siempre debe ser de crema.

Coloca el cacao y el chocolate

Colocar el cacao al tiramisu

Toma el chocolate en barra, y ráyalo uniformemente sobre el tiramisú. Luego, echa el cacao en un colador, y dispérsalo sobre toda la cubierta del pastel, preferiblemente que lo abarque todo.

Deja enfriar

Por último, deja enfriar de 3 a más horas. Recuerda, mientras más tiempo repose, más se unirán los ingredientes, y el sabor será mejor.

Consejos

Consejos-para-hacer-el-postre

  • Espera que el café esté bien frío. Esto es para no dañar las soletillas.
  • No dejes demasiado tiempo remojando las soletillas. Ellas absorben rápido el líquido, por la que muy fácilmente se deshacen. Pásalas hasta que haya absorbido el suficiente café.
  • Bate rápido el azúcar y las yemas del huevo. Una vez que eches el azúcar sobre las yemas, bate inmediatamente, para que no queden grumos de azúcar.
  • Hacer la crema sin batidora. No uses batidora en este momento, para que la crema no pierda volumen.
  • Sustituto del queso mascarpone. Si no consigues este queso, o cuentas con el presupuesto suficiente, un buen sustituto es el queso crema filadelfia.
  • Deja reposar para que tome mejor sabor. Recuerda, mientras más tiempo repose, mejor será el sabor. Algunos, incluso, la dejan reposar de un día a otro.
  • Tiramisú caseros. Esta es la receta básica del tiramisú. No obstante, existen muchas variaciones que puedes darte el gusto de hacer.

​Espero que te haya sido de mucha utilidad la receta de cómo hacer un tiramisú. Disfruta mucho de este delicioso postre, revitalizante para el cuerpo y exquisito para el paladar.

 

Receta Ensaladilla Rusa🍛: Como hacerla de manera tradicional

Una de las mejores escenas de Ratatouille, sí, la peli de la rata chef que vive y cocina en París, es cuando Anton Ego prueba la variación de ratatouille que prepara Remy, el roedor cocinero.

Ego, crítico gastronómico muy temido, al probar el plato retrocede mentalmente hasta los días cuando su madre le cocinaba su plato favorito.

¿Por qué me gusta y qué tiene que ver con la ensaladilla rusa? Pues es lo mismo que me sucede cuando pruebo esta deliciosa receta.

La ensaladilla rusa tiene como base patatas cocidas, huevos y mayonesa, de ahí en adelante todo depende de tus gustos y osadía en la cocina.

Mi mamá picaba las patatas en cuadrados perfectos, como si hubiese utilizado alguna maquina para hacerlo.

Los huevos duros pasaban por sus manos y salían en finas rodajas.

Finalmente agregaba atún y mayonesa. Ni tanta ni tan poca, solo la justa para que le diera la consistencia perfecta.

Durante años, intenté cocinarla, pero nunca me quedó igual.

Mucho tiempo después, cuando conocí a mi esposa, me tocó probar su ensaladilla rusa. No lo podía creer, era perfecta, tal y como la que me hacía mi madre de niño.

Hoy, con mucha emoción, te traigo la receta de ensaladilla rusa como la hacemos en casa.

Un acompañante perfecto que sirve como base para las más variadas preparaciones.

Cómo hacer ensaladilla rusa

Cómo hacer ensaladilla rusa

Esto es un plato muy económico. Para hacerla necesitas:

  • 5 patatas mediana
  • 2 huevos grandes
  • 2 latas de atún mediana
  • Mayonesa
  • Aceitunas
  • Encurtidos
  • Pimientos
  • Sal

Preparación

Coge una cacerola pequeña, pero profunda, llénala de agua corriente y llévala a la cocina. A fuego máximo hasta que rompa a hervir.

En ese momento, baja la llama a media potencia, agrega una pizca de sal e introduce los huevos duros.

Los huevos estarán cocidos en unos 10 minutos. Sácalos antes de que comiencen a romperse.

Las patatas, aún con su piel, las puedes cocinar en agua hirviendo o a vapor. He probado los dos métodos y me gusta más la textura que cogen cuando son cocidas en agua.

Cocinas huevos en agua

Entre 20 a 25 minutos tomarán las patatas en estar perfectas.

Después de que las patatas estén cocidas, todo estará listo para comenzar a preparar nuestra ensaladilla rusa.

Comienza por los ingredientes crudos, de modo que las patatas y huevos se enfríen.

Coge tantas aceitunas como quieras y pícalas.

Lava los pimientos, pícalos en rodajas y luego en cuadritos pequeños.

Destapa las latas de atún y escurre todo el aceite. Con ayuda de un tenedor, desmenuza toda las piezas de atún.

Pela los huevos, aquí podrás avanzar de dos formas: Cortando el huevo duro en cuadritos pequeños o desmenuzándolos completamente.

He visto que algunos cocineros reservan medio huevo cocido, lo pican en rodajas y lo utilizan para decorar la ensaladilla rusa.

Pela las patatas, y podrás ir en dos direcciones. Puedes aplastarlas un poco con un tenedor o picarlas en pequeños cuadros. Todo dependerá de tu nivel de paciencia.

Si eliges el camino de aplastarlas, debes obtener una consistencia grumosa. No la dejes como para hacer puré. Debe sentirse la patata.

En un bol grande, añade la mitad de la mayonesa y todos los ingredientes. Con ayuda de una cuchara de madera, remueve la preparación.

Ajusta la cantidad de mayonesa, paulatinamente, hasta alcanzar el gusto deseado.

Añade una pizca de sal, pruébala y corrige en caso de ser necesario.

Tapa el recipiente con papel film y guarda la ensaladilla en el frigorífico.

Dependiendo de tu gusto, si la prefieres fría, puedes sacarla inmediatamente antes de servir o 30 minutos antes de comerla.

La ensaladilla rusa se puede servir como guarnición o base para otras preparaciones, como la tapa marinera.

Te aseguro que es una preparación que gusta a todo el mundo y dejará satisfecho a cualquier paladar.

Trucos al preparar ensaladilla rusa

Trucos al preparar ensaladilla rusa

La ensaladilla rusa es muy sencilla de realizar.

Sin embargo, su sencillez no implica que sea un plato de para preparar sin ningún cuidado.

Aquí te dejamos algunos consejos para la preparación sea un éxito.

  • Al momento de cocer los huevos, puedes colocar un chorro de vinagre en el agua. Eso evitará que, en caso de que se rompa alguna de las cáscaras, la clara se desparrame. Cuajará más rápido.
  • ¿Hay algo más difícil que pelar huevos cocidos calientes? Cuando los huevos estén cocidos, mételos en un bol con agua fría y algunos cubitos de hielo. Cortarás la cocción y enfriarás el huevo.
  • La ensaladilla rusa es muy delicada y se daña con mucha facilidad. Cuando vayas a servir, asegúrate de utilizar una cuchara limpia. Evita introducir cubiertos con restos de otra comida.
  • Lo ideal es que la ensaladilla se prepare antes de comer. Si tienes la necesidad de hacerla con mayor tiempo de antelación, lo puedes hacer, pero no agregues la mayonesa. Hazlo cuando vayas a servir.
  • Algunas recetas de ensaladilla contienen zanahorias y guisantes. Le dan un toque dulce que puede resultar interesante, sobre todo como guarnición para carnes rojas.
  • Con la intención de hacer una preparación un poco más ligera, hay personas que combinan mayonesa con yogurt natural. Sin duda, una explosión de sabor que te permitirá disfrutar de un plato un poco más sano sin perder ni un poco de sabor.

Ensaladilla rusa: origen

Ensaladilla rusa: origen

La receta original de la ensaladilla rusa está ligada al chef Lucien Oliver, quien la popularizó en el año 1864 en su restaurante Hermitage, ubicado en Moscú.

La receta de Oliver, mucho más refinada que la versión actual, conquistó rápidamente el gusto de la élite moscovita de la época.

Su ensalada rusa contenía perdiz, urogallo o venado, cangrejo, alcaparras, caviar y pepinos, entre otros ingredientes.

Desafortunadamente, el chef Oliver no dejó constancia de su receta. La conocía y solo él la preparaba. Las reproducciones se aproximan a su sabor por lo que recordó la tradición de la época.

Existen ciento de versiones de este plato, como la ensaladilla rusa con gambas que también cuenta con un gran número de seguidores.

¿Y tu como haces la ensaladilla rusa? Déjalo en los comentarios y explícanos que variaciones o que trucos usas normalmente!

Cómo hacer gambas🦐a la plancha [Receta fácil]

Hay momentos en la vida que son únicos para mí.

Por ejemplo, son mágicos los minutos que puedo pasar dentro de un mercado.

Hace unas semanas tuve la oportunidad de visitar uno de mis favoritos: Mercado de San Miguel, Madrid.

Son 100 años de historia encurtiendo la experiencia culinaria española. Frutas, carnes, pescados, mariscos, cereales, todo lo que necesitas para cocinar está ahí.

Haces amigos, puedes comprar las cosas increíblemente frescas, los sabores son perfectos, todo eso es sinónimo de un mercado para mí.

Estando en San Miguel me encontré con unas gambas. Tenían muy buena pinta, con solo mirarlas provocaba cocinarlas.

Existen múltiples preparaciones de este crustáceo, gambas al ajillo, gambas rebozadas, hasta tortilla de gambas se puede hacer.

Todas son riquísimas y todas tienen muchos seguidores.

Como había quedado con unos amigos y quedamos que les visitaría en su casa, decidí hacerles un plato sorpresa.

Compré un kilo de gambas grandes y muy frescas. Tenía todo para sorprenderlos con una receta exquisita y muy fácil de hacer: Gambas a la plancha.

Cómo hacer unas buenas gambas a la plancha

buenas gambas a la plancha

Lo primero que quiero recordarte es la importancia de elegir un producto de calidad.

Cómpralas del tamaño que desees, pero siempre frescas.

Las gambas congeladas se pueden utilizar para esta receta, pero siempre es mejor utilizar productos frescos.

Los sabores y olores serán inmejorables.

Ingredientes

Para cocinar unas gambas solo necesitas:

  • Gambas
  • Zumo de limón
  • Sal gorda
  • Aceite de oliva

Preparación

Gambas cocida

Es bueno aclarar para esta preparación no será necesario limpiar las gambas, se cocinarán intactas.

Sin embargo, si quieres que el consumo sea más sencillo, puedes hacer una limpieza previa. Deja la cabeza y la cola del marisco.

Independientemente de cómo los quieras comer, es importante que los laves. Eso le quitará todo rastro de arena que pueda traer.

Una vez definas si las gambas van con conchas o peladas, coloca una sartén sobre la cocina.

Agrega un poco de aceite de oliva. Justo lo necesario para ver una pequeña película de aceite en la superficie de cocción.

Incorpora las gambas y colócales un pequeño puñado de sal gruesa.

Después de 2 o 3 minutos de cocción, voltea las gambas.

La finalización del plato será entre 1 a 2 minutos después de la primera volteada de las gambas.

Saca las gambas de la plancha, emplata y llévalas a la mesa acompañadas con unas rodajas de limón.

Trucos y consejos

Gambas a la plancha perfectas

Sencilla receta ¿Verdad?

Pues eso no le resta importancia a contar con unos buenos tips para asegurarse de cocinar gambas a la plancha y que siempre queden perfectas.

  • Aunque te lo dijimos arriba, insistimos: Compra calidad y obtendrás calidad. Existen gambas rojas, blancas, carabinero y muchas otras, no importa cual escojas, solo importa que estén frescas.
  • Para evitar una cocción de forma no deseada, algunos aconsejan “pintar” -con ayuda de una brocha- con aceite de oliva a todas las gambas.
  • Al cocinar gambas debes atenderlas en todo momento. Cuando el color es rojo intenso, es momento de sacarlas de la plancha. No te pases de cocción o arruinarás la textura de la gamba. Bastan 2 a 3 minutos, como máximo, para tenerlas listas para comer.
  • Un secreto de chef es agregarle un chorrito de vino blanco a las gambas durante su cocción. Así aumentarás su sabor.
  • Otro truco es rociarlas con un poco de zumo de limón al momento de servirlas. Le dará un toque extraordinario.

Y hasta aquí esta sencilla receta sobre como hacer gambas a la plancha.

Supongo que ya te habrás dado cuenta que el secreto de este plato es la calidad de las gambas, ya que hacerlas es realmente sencillo. ¿Conoces alguna otra manera de hacerlas? ¿Tienes algún otro tip? Déjanoslo en los comentarios!

🐚Mejillones al Vapor | Receta [Fácil y Rápida]

Cocinar este plato es tan difícil como hacer una cubeta de hielo.

Lo único que necesita de tu atención es la limpieza. El resto, será coser y cantar.

Los mejillones son los moluscos más consumidos en el mundo. Destacan por su alto contenido de vitaminas A, B1 y B2, así como calcio, hierro, yodo y fósforo.

Todas las grasas que aportan son del tipo Omega 3, por ende, ayudan a regular el colesterol.

Por si esto fuera poco, es un ingrediente que aporta muchísimo sabor a cualquier receta donde se les invite.

Veamos paso a paso para hacer los mejores mejillones al vapor.

Ingredientes

  • 1 kg de mejillones
  • Ajo
  • Limón
  • Pimienta en grano
  • Aceite de oliva

Cómo se preparan los mejillones al vapor

Cocción de mejillones

Como te he comentado, el único proceso tedioso es la limpieza de los mejillones.

Es una receta muy sencilla y fácil de hacer.

Limpiar mejillones

Mejillones sin limpiar

El primer paso es revisar que todas las conchas se encuentren en perfectas condiciones. Todos aquellos que estén abiertos o tengan partida la concha deben ser desechados.

Después, colócalos debajo del agua y con ayuda de un cuchillo, preferiblemente de hoja dura y puntiagudo, retira las barbas y lo más grande que esté adherido a la concha.

No es necesario quitarlo todo, aunque hay personas que así lo prefieren, ya que esos bichos también aportan sabor a las preparaciones con mejillones.

Lava bien el caparazón. Un aliado en esta tarea puede ser un cepillo pequeño.

Aunque estemos trabajando con una concha de aspecto duro, este proceso se debe hacer con cuidado para mantener intacto el mejillón.

Cocción de los mejillones

Mejillones al vapor

Durante el proceso de cocción, los mejillones drenarán toda el agua que almacenan en su interior. Por ello, para esta preparación utilizaremos poca agua.

En una cacerola con capacidad para albergar todos los mejillones, agrega un dedo de agua.

Añade 4 dientes de ajo aplastados y la mitad del limón.

Antes de tapar la cazuela, agrega un chorrito de aceite de oliva y granos de pimienta al gusto de los comensales.

Tapa la olla y coloca el fuego en intensidad media o alta.

Retíralo de la cocina cuando veas que los mejillones se han abierto. Eso quiere decir que están perfectamente cocidos.

El tiempo de cocción es de 6 a 10 minutos. Por dentro, verás que toman un color naranja intenso, característico de los mejillones al vapor.

Emplatado y presentación

Mejillones emplatados

Después de retirar la cazuela de la cocina, colaremos los mejillones para emplatar.

Puedes reservar el agua donde realizaste la la preparación para cualquier receta con pescado que tengas previsto cocinar en las próximas horas.

Para llevarlos a la mesa se puede utilizar la misma cacerola donde los cocinamos o colocarlos en una fuente limpia.

Siempre conviene dejarle un poco de agua, ese jugo tiene un sabor a mar que potencia la receta.

Los mejillones estarán tiernos con un delicado sabor a limón y ajo. Mojarlos y pasarlos por el caldo de su cocción, antes de comerlo, es llevarlo al siguiente nivel.

Los puedes acompañar con un vino tinto o vino blanco a temperatura ideal. Será inmejorable.

Consejos

Consejos para cocinar mejillones al vapor

El sitio ideal para comprar mejillones, sin duda alguna, son los mercados. Más frescos que ahí, solo en el mar.

Deben comprarse vivos y mantenerlos vivos hasta su cocción. Lo recomendable es comprarlos y cocinarlos el mismo día.

Sin embargo, si necesitas conservarlos, debes humedecer un paño con agua salada, cubrirlos y meterlos en la parte más baja de la nevera. No deben permanecer ahí por más de dos días.

Esta receta no lleva sal. El mejillón habita un ambiente salado. Toda la sal que necesita la aportará su propio jugo.