[Truco] Como pelar y cortar una patata (en 5 segundos)

Te guste o no la cocina, a todos nos llega la hora de cortar y pelar una patata. Si no lo has hecho ya, más pronto que tarde te tocará hacerlo, es ley de vida! Un alimento como la patata, tan saludable y que se puede hacer de tantas maneras, es un alimento esencial en la cocina. Se puede agregar en casi cualquier plato como acompañante o guarnición. Por lo tanto, es indispensable que sepas como pelar y cotar una patata de forma adecuada.

Sobra decir que pelar y cortar una patata puede parecer fácil, pero como todo en esta vida requiere su técnica y algún que otro truquillo también.

A continuación, te contaremos como hacerlo de una manera fácil y rápida. Además, seguro que cuando acabes de leer este artículo te van a entrar ganas de pelar y cortar patatas.

Una vez hechas las presentaciones, vamos con los pasos a seguir:

 

Paso 1: Lavar las patatas

Lavar-las-patatas

Siempre es recomendable lavar las patatas. Con ponerlas debajo del grifo y frotarlas un poco alrededor bastará. Si ves que tiene alguna parte muy oscura o en mal estado quítala también.

 

Paso 2: Elección del cuchillo

Elegir-el-cuchillo

No todos los cuchillos sirven para esta tarea, lo ideal es elegir un buen cuchillo especial para pelar patatas, por ejemplo, los cuchillos arcos. También puede usar un pelador de patatas u otor utensilio.

Cuanto más simple sea la herramienta que usas más fácil será de limpiar. Este punto parece una tontería, hasta que te toca a ti lavar!

Por eso en este caso recomendaos un cuchillo y no otra opción.

Paso 3: Mejor manera de pelar

Hay muchas formas de pelar una patata, aquí nos vamos a centrar en dos. Para hacer este artículo les hemos puesto nombre (así parece que sea algo más importante). El primer método lo hemos llamado “método zanahoria” y el segundo “método manzana”. Los más experimentados en la cocina ya se imaginarán el motivo.

Si la patata tiene forma alargada será mucho mejor pelarla con el método zanahoria y realizaremos el método manzana cuando la patata tenga forma redonda o no la podamos pelar con el primer método.

  • Método zanahoria

Como-pelar-una-patata

Empieza a pelar la patata por la parte superior y desliza el cuchillo hacia abajo suavemente, pero de manera firme sin hacer demasiada fuerza. Si, en efecto, como si pelaras una zanahoria.

Cuando estés en la parte inferior de la patata repite el proceso una y otra vez dándole la vuelta a la patata. Recuerda mantener siempre la parte que vas a pelar boca arriba para tener un mayor control del corte.

Evidentemente es cuestión de cogerle el truquillo, pero a la que lleve unas cuantas patatas ya verás como aumenta la rapidez y la soltura con la que lo haces.

  • Método manzana

Pelar-una-patata-metodo-manzana

Si, también lo has adivinado esta vez, esta forma de pelar las patatas es igual a pelar una manzana.

Empieza un poco por debajo de la parte superior de la patata. Ves dándola la vuelta con cuidado mientras vas cortando la piel con el cuchillo. Los más expertos afirman que un pelador profesional de patatas no se le rompe la piel al pelarla, y que cuando acaba, obtiene toda la piel en una larga y perfecta tira. Evidentemente esto no es necesario, simplemente queríamos comentártelo, es bastante difícil que te salga las primera veces (puedes probarlo).

Cortar-toda-la-piel

Paso 4: Quitar imperfecciones

Cuando tengas completamente pelada la patata revisa que no haya ninguna parte golpeada o imperfección en la superficie, si la hay, puedes usar la punta del cuchillo o “pelador de patata” para sacarla.

Paso 5: Hora de cortar

Cortar-la-patata

El pequeño truco de este paso es cortar la patata por la mitad verticalmente, de manera que queden dos partes largas.

Una vez tienes las dos partes alargadas, apóyalas de manera que la superficie plana quede debajo y sea más fácil cortar en rodajas o en tiras muy finas (mi favorita). Esto dependerá de cómo las quieras hacer.

Apila las rodajas y corta por en medio otra vez y repite el proceso hasta que tengan el tamaño que deseas.

Piensa que cuanto más grueso sean los trozos más tardará en hacerse también.

Paso 6: Preparación

Como te comentábamos antes, el tamaño de los trozos irá en función del plato que quieras hacer, así que solamente quedará cocinarlas.

Si quieres puedes darles un vistazo también a nuestros artículos sobre como hacer patatas bravas o ver una receta de ensaladilla rusa y aprender cómo se hacen estas deliciosas recetas.

Receta Ensaladilla Rusa????: Como hacerla de manera tradicional

Una de las mejores escenas de Ratatouille, sí, la peli de la rata chef que vive y cocina en París, es cuando Anton Ego prueba la variación de ratatouille que prepara Remy, el roedor cocinero.

Ego, crítico gastronómico muy temido, al probar el plato retrocede mentalmente hasta los días cuando su madre le cocinaba su plato favorito.

¿Por qué me gusta y qué tiene que ver con la ensaladilla rusa? Pues es lo mismo que me sucede cuando pruebo esta deliciosa receta.

La ensaladilla rusa tiene como base patatas cocidas, huevos y mayonesa, de ahí en adelante todo depende de tus gustos y osadía en la cocina.

Mi mamá picaba las patatas en cuadrados perfectos, como si hubiese utilizado alguna maquina para hacerlo.

Los huevos duros pasaban por sus manos y salían en finas rodajas.

Finalmente agregaba atún y mayonesa. Ni tanta ni tan poca, solo la justa para que le diera la consistencia perfecta.

Durante años, intenté cocinarla, pero nunca me quedó igual.

Mucho tiempo después, cuando conocí a mi esposa, me tocó probar su ensaladilla rusa. No lo podía creer, era perfecta, tal y como la que me hacía mi madre de niño.

Hoy, con mucha emoción, te traigo la receta de ensaladilla rusa como la hacemos en casa.

Un acompañante perfecto que sirve como base para las más variadas preparaciones.

Cómo hacer ensaladilla rusa

Cómo hacer ensaladilla rusa

Esto es un plato muy económico. Para hacerla necesitas:

  • 5 patatas mediana
  • 2 huevos grandes
  • 2 latas de atún mediana
  • Mayonesa
  • Aceitunas
  • Encurtidos
  • Pimientos
  • Sal

Preparación

Coge una cacerola pequeña, pero profunda, llénala de agua corriente y llévala a la cocina. A fuego máximo hasta que rompa a hervir.

En ese momento, baja la llama a media potencia, agrega una pizca de sal e introduce los huevos duros.

Los huevos estarán cocidos en unos 10 minutos. Sácalos antes de que comiencen a romperse.

Las patatas, aún con su piel, las puedes cocinar en agua hirviendo o a vapor. He probado los dos métodos y me gusta más la textura que cogen cuando son cocidas en agua.

Cocinas huevos en agua

Entre 20 a 25 minutos tomarán las patatas en estar perfectas.

Después de que las patatas estén cocidas, todo estará listo para comenzar a preparar nuestra ensaladilla rusa.

Comienza por los ingredientes crudos, de modo que las patatas y huevos se enfríen.

Coge tantas aceitunas como quieras y pícalas.

Lava los pimientos, pícalos en rodajas y luego en cuadritos pequeños.

Destapa las latas de atún y escurre todo el aceite. Con ayuda de un tenedor, desmenuza toda las piezas de atún.

Pela los huevos, aquí podrás avanzar de dos formas: Cortando el huevo duro en cuadritos pequeños o desmenuzándolos completamente.

He visto que algunos cocineros reservan medio huevo cocido, lo pican en rodajas y lo utilizan para decorar la ensaladilla rusa.

Pela las patatas, y podrás ir en dos direcciones. Puedes aplastarlas un poco con un tenedor o picarlas en pequeños cuadros. Todo dependerá de tu nivel de paciencia.

Si eliges el camino de aplastarlas, debes obtener una consistencia grumosa. No la dejes como para hacer puré. Debe sentirse la patata.

En un bol grande, añade la mitad de la mayonesa y todos los ingredientes. Con ayuda de una cuchara de madera, remueve la preparación.

Ajusta la cantidad de mayonesa, paulatinamente, hasta alcanzar el gusto deseado.

Añade una pizca de sal, pruébala y corrige en caso de ser necesario.

Tapa el recipiente con papel film y guarda la ensaladilla en el frigorífico.

Dependiendo de tu gusto, si la prefieres fría, puedes sacarla inmediatamente antes de servir o 30 minutos antes de comerla.

La ensaladilla rusa se puede servir como guarnición o base para otras preparaciones, como la tapa marinera.

Te aseguro que es una preparación que gusta a todo el mundo y dejará satisfecho a cualquier paladar.

Trucos al preparar ensaladilla rusa

Trucos al preparar ensaladilla rusa

La ensaladilla rusa es muy sencilla de realizar.

Sin embargo, su sencillez no implica que sea un plato de para preparar sin ningún cuidado.

Aquí te dejamos algunos consejos para la preparación sea un éxito.

  • Al momento de cocer los huevos, puedes colocar un chorro de vinagre en el agua. Eso evitará que, en caso de que se rompa alguna de las cáscaras, la clara se desparrame. Cuajará más rápido.
  • ¿Hay algo más difícil que pelar huevos cocidos calientes? Cuando los huevos estén cocidos, mételos en un bol con agua fría y algunos cubitos de hielo. Cortarás la cocción y enfriarás el huevo.
  • La ensaladilla rusa es muy delicada y se daña con mucha facilidad. Cuando vayas a servir, asegúrate de utilizar una cuchara limpia. Evita introducir cubiertos con restos de otra comida.
  • Lo ideal es que la ensaladilla se prepare antes de comer. Si tienes la necesidad de hacerla con mayor tiempo de antelación, lo puedes hacer, pero no agregues la mayonesa. Hazlo cuando vayas a servir.
  • Algunas recetas de ensaladilla contienen zanahorias y guisantes. Le dan un toque dulce que puede resultar interesante, sobre todo como guarnición para carnes rojas.
  • Con la intención de hacer una preparación un poco más ligera, hay personas que combinan mayonesa con yogurt natural. Sin duda, una explosión de sabor que te permitirá disfrutar de un plato un poco más sano sin perder ni un poco de sabor.

Ensaladilla rusa: origen

Ensaladilla rusa: origen

La receta original de la ensaladilla rusa está ligada al chef Lucien Oliver, quien la popularizó en el año 1864 en su restaurante Hermitage, ubicado en Moscú.

La receta de Oliver, mucho más refinada que la versión actual, conquistó rápidamente el gusto de la élite moscovita de la época.

Su ensalada rusa contenía perdiz, urogallo o venado, cangrejo, alcaparras, caviar y pepinos, entre otros ingredientes.

Desafortunadamente, el chef Oliver no dejó constancia de su receta. La conocía y solo él la preparaba. Las reproducciones se aproximan a su sabor por lo que recordó la tradición de la época.

Existen ciento de versiones de este plato, como la ensaladilla rusa con gambas que también cuenta con un gran número de seguidores.

¿Y tu como haces la ensaladilla rusa? Déjalo en los comentarios y explícanos que variaciones o que trucos usas normalmente!

Cómo hacer gambas????a la plancha [Receta fácil]

Hay momentos en la vida que son únicos para mí.

Por ejemplo, son mágicos los minutos que puedo pasar dentro de un mercado.

Hace unas semanas tuve la oportunidad de visitar uno de mis favoritos: Mercado de San Miguel, Madrid.

Son 100 años de historia encurtiendo la experiencia culinaria española. Frutas, carnes, pescados, mariscos, cereales, todo lo que necesitas para cocinar está ahí.

Haces amigos, puedes comprar las cosas increíblemente frescas, los sabores son perfectos, todo eso es sinónimo de un mercado para mí.

Estando en San Miguel me encontré con unas gambas. Tenían muy buena pinta, con solo mirarlas provocaba cocinarlas.

Existen múltiples preparaciones de este crustáceo, gambas al ajillo, gambas rebozadas, hasta tortilla de gambas se puede hacer.

Todas son riquísimas y todas tienen muchos seguidores.

Como había quedado con unos amigos y quedamos que les visitaría en su casa, decidí hacerles un plato sorpresa.

Compré un kilo de gambas grandes y muy frescas. Tenía todo para sorprenderlos con una receta exquisita y muy fácil de hacer: Gambas a la plancha.

Cómo hacer unas buenas gambas a la plancha

buenas gambas a la plancha

Lo primero que quiero recordarte es la importancia de elegir un producto de calidad.

Cómpralas del tamaño que desees, pero siempre frescas.

Las gambas congeladas se pueden utilizar para esta receta, pero siempre es mejor utilizar productos frescos.

Los sabores y olores serán inmejorables.

Ingredientes

Para cocinar unas gambas solo necesitas:

  • Gambas
  • Zumo de limón
  • Sal gorda
  • Aceite de oliva

Preparación

Gambas cocida

Es bueno aclarar para esta preparación no será necesario limpiar las gambas, se cocinarán intactas.

Sin embargo, si quieres que el consumo sea más sencillo, puedes hacer una limpieza previa. Deja la cabeza y la cola del marisco.

Independientemente de cómo los quieras comer, es importante que los laves. Eso le quitará todo rastro de arena que pueda traer.

Una vez definas si las gambas van con conchas o peladas, coloca una sartén sobre la cocina.

Agrega un poco de aceite de oliva. Justo lo necesario para ver una pequeña película de aceite en la superficie de cocción.

Incorpora las gambas y colócales un pequeño puñado de sal gruesa.

Después de 2 o 3 minutos de cocción, voltea las gambas.

La finalización del plato será entre 1 a 2 minutos después de la primera volteada de las gambas.

Saca las gambas de la plancha, emplata y llévalas a la mesa acompañadas con unas rodajas de limón.

Trucos y consejos

Gambas a la plancha perfectas

Sencilla receta ¿Verdad?

Pues eso no le resta importancia a contar con unos buenos tips para asegurarse de cocinar gambas a la plancha y que siempre queden perfectas.

  • Aunque te lo dijimos arriba, insistimos: Compra calidad y obtendrás calidad. Existen gambas rojas, blancas, carabinero y muchas otras, no importa cual escojas, solo importa que estén frescas.
  • Para evitar una cocción de forma no deseada, algunos aconsejan “pintar” -con ayuda de una brocha- con aceite de oliva a todas las gambas.
  • Al cocinar gambas debes atenderlas en todo momento. Cuando el color es rojo intenso, es momento de sacarlas de la plancha. No te pases de cocción o arruinarás la textura de la gamba. Bastan 2 a 3 minutos, como máximo, para tenerlas listas para comer.
  • Un secreto de chef es agregarle un chorrito de vino blanco a las gambas durante su cocción. Así aumentarás su sabor.
  • Otro truco es rociarlas con un poco de zumo de limón al momento de servirlas. Le dará un toque extraordinario.

Y hasta aquí esta sencilla receta sobre como hacer gambas a la plancha.

Supongo que ya te habrás dado cuenta que el secreto de este plato es la calidad de las gambas, ya que hacerlas es realmente sencillo. ¿Conoces alguna otra manera de hacerlas? ¿Tienes algún otro tip? Déjanoslo en los comentarios!

????Mejillones al Vapor | Receta [Fácil y Rápida]

Cocinar este plato es tan difícil como hacer una cubeta de hielo.

Lo único que necesita de tu atención es la limpieza. El resto, será coser y cantar.

Los mejillones son los moluscos más consumidos en el mundo. Destacan por su alto contenido de vitaminas A, B1 y B2, así como calcio, hierro, yodo y fósforo.

Todas las grasas que aportan son del tipo Omega 3, por ende, ayudan a regular el colesterol.

Por si esto fuera poco, es un ingrediente que aporta muchísimo sabor a cualquier receta donde se les invite.

Veamos paso a paso para hacer los mejores mejillones al vapor.

Ingredientes

  • 1 kg de mejillones
  • Ajo
  • Limón
  • Pimienta en grano
  • Aceite de oliva

Cómo se preparan los mejillones al vapor

Cocción de mejillones

Como te he comentado, el único proceso tedioso es la limpieza de los mejillones.

Es una receta muy sencilla y fácil de hacer.

Limpiar mejillones

Mejillones sin limpiar

El primer paso es revisar que todas las conchas se encuentren en perfectas condiciones. Todos aquellos que estén abiertos o tengan partida la concha deben ser desechados.

Después, colócalos debajo del agua y con ayuda de un cuchillo, preferiblemente de hoja dura y puntiagudo, retira las barbas y lo más grande que esté adherido a la concha.

No es necesario quitarlo todo, aunque hay personas que así lo prefieren, ya que esos bichos también aportan sabor a las preparaciones con mejillones.

Lava bien el caparazón. Un aliado en esta tarea puede ser un cepillo pequeño.

Aunque estemos trabajando con una concha de aspecto duro, este proceso se debe hacer con cuidado para mantener intacto el mejillón.

Cocción de los mejillones

Mejillones al vapor

Durante el proceso de cocción, los mejillones drenarán toda el agua que almacenan en su interior. Por ello, para esta preparación utilizaremos poca agua.

En una cacerola con capacidad para albergar todos los mejillones, agrega un dedo de agua.

Añade 4 dientes de ajo aplastados y la mitad del limón.

Antes de tapar la cazuela, agrega un chorrito de aceite de oliva y granos de pimienta al gusto de los comensales.

Tapa la olla y coloca el fuego en intensidad media o alta.

Retíralo de la cocina cuando veas que los mejillones se han abierto. Eso quiere decir que están perfectamente cocidos.

El tiempo de cocción es de 6 a 10 minutos. Por dentro, verás que toman un color naranja intenso, característico de los mejillones al vapor.

Emplatado y presentación

Mejillones emplatados

Después de retirar la cazuela de la cocina, colaremos los mejillones para emplatar.

Puedes reservar el agua donde realizaste la la preparación para cualquier receta con pescado que tengas previsto cocinar en las próximas horas.

Para llevarlos a la mesa se puede utilizar la misma cacerola donde los cocinamos o colocarlos en una fuente limpia.

Siempre conviene dejarle un poco de agua, ese jugo tiene un sabor a mar que potencia la receta.

Los mejillones estarán tiernos con un delicado sabor a limón y ajo. Mojarlos y pasarlos por el caldo de su cocción, antes de comerlo, es llevarlo al siguiente nivel.

Los puedes acompañar con un vino tinto o vino blanco a temperatura ideal. Será inmejorable.

Consejos

Consejos para cocinar mejillones al vapor

El sitio ideal para comprar mejillones, sin duda alguna, son los mercados. Más frescos que ahí, solo en el mar.

Deben comprarse vivos y mantenerlos vivos hasta su cocción. Lo recomendable es comprarlos y cocinarlos el mismo día.

Sin embargo, si necesitas conservarlos, debes humedecer un paño con agua salada, cubrirlos y meterlos en la parte más baja de la nevera. No deben permanecer ahí por más de dos días.

Esta receta no lleva sal. El mejillón habita un ambiente salado. Toda la sal que necesita la aportará su propio jugo.

????GAMBAS AL AJILLO – Receta (fácil) y buenísima

¿Cuáles son las mejores tapas? Esa simple pregunta puede generar horas y horas de discusión. Cada uno, con sus fundamentos, podrá decir que la mejor tapa es esta que se come allá o aquella que probé en aquel sitio.

En mi caso, como ser humano que soy, estoy lleno de contradicciones. ¿Por qué? Bueno, detesto el ajo. Normalmente me cae mal o al menos eso digo, pero puedo saltar a comerme una cazuela entera de gambas al ajillo.

Tanta es la afición por esta tapa que aprendí a hacerla y nunca falta una excusa para prepararla en casa.

Realmente soy aficionado a las gambas. En vinagretas, con un chorrito de limón o a la plancha están buenísimas. Pero las gambas al ajillo se llevan todo mi aprecio.

Una receta rápida, muy fácil de preparar y especialmente rica, ideal para cualquier momento.

Ingredientes

  • 500 g de gambas peladas
  • 4 dientes de ajo
  • Vino blanco
  • Aceite de oliva
  • Sal

Como se preparan Gambas al Ajillo

Preparación de gambas

Preferiblemente compra gambas frescas en el mercado y si tienes confianza con el pescadero, pide que las deje bien límpias. El sabrá hacer lo necesario para dejarlas listas para la plancha.

Al llevar a casa, las metes debajo el agua corriente para eliminar todo rastro de la pelada.

En un cuenco limpio, coloca las gambas, cúbrelas con agua corriente. Añade un poco de vino blanco y las dejas reposar, al menos, por dos horas.

Transcurrido el tiempo, sácalas del agua y colócalas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de líquido.

En una cazuela de barro, para darle todo el aire de tapas de bar, cocinamos el ajo fileteado en un chorro de aceite de oliva.

Cuando el ajo comience a cambiar de color, cuando comiencen a tener un dorado perfecto, es momento de sacar el ajo del aceite.

Inmediatamente, colocar las gambas –muy bien escurridas– en el aceite saborizado con el ajo.

Sacarlas del fuego cuando comiencen a tomar un color rojizo. No debemos cocinarlas más de lo necesario o quedarán gomosas.

Algunos aconsejan agregar un poco del caldo donde estuvieron remojando las gambas. Así se potenciará el sabor del aderezo al ajillo que caracteriza a esta receta.

Emplatado y Presentación

Emplatado de gambas

Emplatar esta tapa es muy sencillo. Solamente coloca en la mesa, aún estando muy caliente, el cuenco de barro con las gambas al ajillo.

Una buena idea es colocar algunas rebanadas de pan de corteza dura para acompañar con el ajo.

Además, a modo de adorno, puedes colocar un poco de perejil picado muy menudo.

Consejos

Consejos para preparar gambas

Aunque las gambas congeladas siempre nos sacarán de apuros, para esta preparación, prefiero utilizar gambas frescas. El sabor es insuperable.

También deben ser gambas de tamaño medio o grande. Si lo único que consigues son gambas pequeñitas, una opción será utilizar langostinos. Quedará igual de bien.

Si quieres darle un toque picante, al momento de sofreír los ajos, añade una guindilla de cayena en el aceite. Con un poco de tiempo, conseguirás un toque de picante agradable a cualquier comensal.